Lunes, 25 Abril 2016 13:34

Sus paraísos son nuestro infierno

Canarias 7.

Cuando en 1986 el abogado panameño Ramón Fonseca y el alemán Jürgen Mossack decidieron unir sus despachos para asesorar a empresarios, políticos y millonarios de diferentes profesiones que querían poner su dinero en paraísos fiscales, no se imaginaban que su trabajo iba a provocar 30 años después un escándalo político y social de carácter internacional. Los conocidos como papeles de Panamá son el resultado de un trabajo de investigación que comenzaron en julio del año pasado 370 profesionales de la información pertenecientes al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación. Más de un centenar de medios de comunicación de 76 países empezaron a difundir el resultado de este trabajo el pasado domingo 3 de abril.

Apenas han pasado tres semanas y hemos visto cómo dimitió el primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, también renunció a su cargo de ministro de Industria y Turismo en funciones y abandonó toda la actividad política José Manuel Soria y el primer ministro británico David Cameron tuvo que explicar cómo se benefició de unos fondos que heredó de su padre, que los tenía en un paraíso fiscal gestionado también por el despacho Mossack Fonseca. También aparecen en los papeles panameños el nuevo presidente argentino Mauricio Macri, el cineasta Pedro Almodóvar, el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, el cantante Bertín Osborne, el actor Imanol Arias, la tía del rey, Pilar de Borbón, dirigentes del Partido Comunista Chino, personas del entorno del presidente ruso Vladimir Putin, el rey de Arabia Saudí...El desfile de personajes es tan variado en el terreno ideológico y religioso que podríamos decir que el dios dinero logra unir a personas tan distantes en el terreno ideológico como pueden ser los comunistas chinos y el presidente de Argentina, o el cineasta Pedro Almodóvar y el cantante Bertín Osborne.

Resulta curioso como personajes tan diferentes reaccionaron de una forma muy parecida. Primero intentaron evitar a los periodistas y no querían dar explicaciones. Después solían decir que ya no tienen cuentas en ningún paraíso fiscal y, por último, todos se apresuraron a repetir «no he cometido ninguna ilegalidad». Nadie negó la veracidad de los papeles de Panamá. Bueno, por ahora solo hubo un caso en todo el mundo que lo negó todo durante cuarenta y ocho horas, el ya exministro de Industria José Manuel Soria. Pero no quiero extenderme sobre su caso porque ya realicé declaraciones en diferentes medios sobre la renuncia del exministro canario, los negocios de los hermanos Soria y las mentiras que el dirigente del PP dijo en sus sucesivas comparecencias durante la semana de su caída del Gobierno.

¿Es legal tener una cuenta corriente en un paraíso fiscal? En la web de la BBC hacen esta pregunta a expertos de varios países y la respuesta es: «es ilegal tener cuentas o sociedades en paraísos fiscales si el beneficiario no informa a las autoridades en el país donde reside». Los expertos insisten en que uno no manda su dinero a un paraíso fiscal si no quiere esconderlo a alguien, y ese alguien suele ser el fisco. Por eso me parecen muy acertadas las declaraciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el día de la renuncia de José Manuel Soria, cuando dijo que «No se puede estar en el Gobierno y haber operado en paraísos fiscales». Estamos de acuerdo en la frase pero no vamos a ponernos a aplaudir al ministro que diseñó la última amnistía fiscal en España. Al contrario, creemos que el ministro está tardando en comparecer ante el Congreso de los Diputados y explicar si la amnistía fiscal aprobada por su Gobierno sirvió para beneficiar a José Manuel Soria, a Bárcenas, a Rodrigo Rato y otros exdirigentes del Partido Popular.
La opinión pública ha reaccionado con indignación ante las informaciones de los Papeles de Panamá. Creemos que esa mala fama que tienen los paraísos fiscales es merecida. Sobre todo entre una población que ha tenido que aguantar los discursos a favor de la austeridad pronunciados por algunos de los que aparecen en esos papeles. Una ciudadanía que ha sufrido recortes de sus derechos laborales y sociales, desahucios de sus viviendas, que ha soportado despidos masivos y recortes en la educación, la sanidad y en los servicios sociales. Ningún gobierno había atacado tan duramente al Estado de Bienestar como lo ha hecho el actual gobierno en funciones en la pasada legislatura. Nunca se ha hecho tanto daño al sistema social y democrático.

Mientras los tertulianos justificaban esos recortes porque «la gente ha vivido por encima de sus posibilidades», mientras se aplicaban todas esas políticas, algunos dirigentes del partido político que las defendía y ejecutaba se dedicaban a acumular dinero fuera de la vista de Hacienda. Lo hizo Bárcenas con el dinero que recaudaba en la sede del PP en Madrid y ahora también sabemos que lo hizo Rodrigo Rato, que dio el campanazo en Bankia y permitió el engaño masivo a jubilados con las preferentes y disfrutaba de tarjeta black mientras creaba sociedades fuera de España para evadir impuestos. La gente se ha indignado con toda la razón del mundo porque ha comprobado que los mismos que defendían el infierno de los recortes, se reservaban un paraíso para si mismos enviando a Bahamas, Panamá o Jersey el dinero que robaban a la colectividad.

Me llama la atención que los millonarios españoles busquen paraísos fiscales fuera cuando el sistema fiscal que tenemos beneficia a las grandes empresas y perjudica a las pymes. El Grupo de Especialistas Técnicos de Hacienda (Gestha) dice que en España las grandes corporaciones tributan al 6% mientras que las pymes lo hacen al 14,9%. Los técnicos recomiendan que se eleve el tipo nominal en cinco puntos y calculan que con este cambio se ingresarían 13.000 millones. Aunque las grandes corporaciones son responsables del 72% de la evasión fiscal, el 80% de los recursos de la Agencia Tributaria se dedica a controlar a las pymes, los autónomos y los trabajadores. En España hay un trabajador de Hacienda por cada 1.928 contribuyentes, mientras que en Francia hay 1 por 860 y en Alemania 1 por 729. La economía sumergida en España es del 24,6% del PIB, los técnicos creen que harían falta 26.718 nuevos funcionarios en la Agencia Tributaria para combatir bien el fraude fiscal. Esto ocurre en España, con una presión fiscal del 33,2%, de las más bajas de la OCDE, frente a la presión del 50,9% en Dinamarca o el 42.7 % en Suecia. Según Oxfam, que estudió a 200 empresas, una de cada diez tiene presencia en paraísos fiscales y ocultan miles de millones, el equivalente al PIB de Alemania y Reino Unido juntos.

El filósofo y sociólogo esloveno Slavoj Zizek analizó recientemente en Newsweek el escándalo de los papeles de Panamá. Según Zizek: «La realidad que surge de los papeles de Panamá es la de la división de clases, tan simple como eso. Los documentos nos enseñan cómo los ricos viven en un mundo separado en el que se aplican reglas diferentes, en el que el sistema legal y la autoridad se inclinan a su favor y no sólo los protegen, sino que siempre están preparados para torcer sistemáticamente las leyes para acomodarlos». Pero Zizek es pesimista, cree que a pesar de la enorme difusión de los papeles de Panamá «no debemos temer aquí llegar hasta el final. El sistema jurídico capitalista global es en sí, en su dimensión más fundamental, la corrupción legalizada. La cuestión sobre dónde comienza el crimen (cuáles operaciones financieras son ilegales) no es una cuestión legal, sino una cuestión eminentemente política, atañe a la lucha por el poder».

Quizá esa lucha por el poder de la que hablaba Zizek está condicionando el debate en torno a los Papeles de Panamá. Según la ideología de los periódicos unos pusieron en portada a Pilar de Borbón, otros la escondieron y pusieron a Putin o a los comunistas chinos. Unos escondieron a Soria hasta unas horas antes de su renuncia y otros encontraron los papeles que Soria había olvidado que firmó. Son los juegos políticos partidarios que no cuestionan la tremenda inmoralidad que supone que sigan existiendo los paraísos fiscales en un mundo que no ha cumplido los Objetivos del Milenio que pretendían reducir la pobreza y las muertes por enfermedades curables. En 1971, cuando todavía no habían fusionado sus despachos Ramón Fonseca y Jürgen Mossack, el economista norteamericano James Tobbin propuso un tipo de tasa sobre las transacciones financieras internacionales. Lo que luego se ha conocido como la tasa Tobbin pretende ser un pequeño impuesto (se hablaba del 0,5%) sobre el cambio de divisas. La mayoría de los especuladores financieros suelen usar monedas distintas a la de su país. Al gravar las transacciones se podría reducir la especulación financiera. Quizá ahora sea un buen momento para volver al debate sobre la tasa Tobbin que hace años lleva promoviendo ATTAC. Pero no sabemos si los lobbies mediáticos, tan condicionados por el poder de la banca, están dispuestos a que hablemos de este tema.

Publicado en Noticias
Martes, 29 Marzo 2016 12:47

Clavijo y el día del debate

Canarias 7.

«Lo que es la gestión viene determinada, en buena medida, por ese compás de espera que padece la política nacional. De ahí que será interesante saber qué rol desempeñará el PP canario».

El formato parlamentario del debate sobre el estado de la nacionalidad canaria (como ocurre con el nacional) está pensado para que lo gane el presidente del Gobierno del momento. Es decir, con no cometer errores ya le es suficiente para salir airoso. Quien tiene que atacar, y ferozmente, desde el primer momento es la oposición si de verdad quiere sacarle jugo a la cita. Por eso, Fernando Clavijo tiene a su disposición que el encuentro en la Cámara sea una especie de trámite o, aún mejor, que disponga del mismo con la intención de seguir proyectando sus intenciones para la legislatura. Porque lo que es la gestión viene determinada, en buena medida, por ese compás de espera que padece la política nacional. De ahí que será interesante saber qué rol desempeñará el PP canario en cuanto que por un lado está pendiente de lo que suceda en Madrid y por el otro desea a toda costa entrar en el Gabinete regional desde que fuera despojado de sus bastiones de poder, pensemos en el ayuntamiento capitalino y el Cabildo de Gran Canaria.

A su vez, concurren cinco factores que atañen a las Islas y que a mi juicio deberían estar con especial interés sobre la mesa en la jornada de hoy: el elevado desempleo, los bajos salarios, la carestía de la cesta de la compra, la desigualdad estructural y la prestación en materia de dependencia. Por supuesto, la cuestión de la financiación autonómica tendrá su natural espacio. Pero convendrá detenerse en el ánimo que Clavijo muestre en este tema en cuanto que el precedente de las relaciones con La Moncloa es de serias tiranteces durante el mandato anterior a la par que se mezclaba con la problemática del petróleo en aguas cercanas a Fuerteventura y Lanzarote.

Por último, será el estreno en estas lides para Clavijo que ostenta experiencia en la gestión municipal pero no así en el discurrir parlamentario. Por tanto, será interesante ver cómo se desenvuelve en una jornada clave. Es en este tipo de debates en los que se forja o no la estela a dejar por un presidente. Clavijo tan solo tiene que cumplir correctamente lo que se espera de él. El resto es aludir a una realidad (la incertidumbre estatal) y apelar a la fragmentación de la oposición. Sobre todo, en un Parlamento en el que la sumatoria de escaños de derechas e izquierdas nunca había sido tan pareja. Son las cosas de la autonomía y, a todas luces, del sistema electoral que, eso sí, espero que por imperiosa salud democrática también tenga su protagonismo.

Publicado en Noticias
Jueves, 03 Septiembre 2015 13:47

Una explicación a los lectores

Canarias 7.

A sabiendas de que la incomprensión, como la responsabilidad, van con el cargo, hoy creo que debo una explicación a los lectores de este periódico. Me refiero a la foto que ilustra la primera página, con un militar turco recogiendo el cadáver de un niño que, como miles de personas, están saliendo de sus países huyendo de la guerra, la hambruna, la miseria o los tres factores juntos.
Marcaba el reloj las 23.15 cuando tomé la decisión de que esa fuese la foto de portada. Jugaba con una ventaja: en ese momento, y por aquello de la diferencia horaria, ya sabía que una imagen de la misma secuencia iba a tener un tratamiento similar en los periódicos que se editan en Madrid. Pero eso no era suficiente para apagar las dudas: ¿es necesario mostrar tanta crudeza?, ¿dónde queda aquello de respetar el derecho a la imagen y la protección de los menores?, ¿es preciso amargarle así el desayuno a los lectores?
En el otro extremo estaba la certeza de que ojos que no ven, corazón que no siente. Nos ha pasado una y mil veces con guerras que olvidamos porque apenas queda nadie para contarlas y nos sucede con el drama del exilio forzado, con esas gentes que se juegan la vida y la pierden después de haber dejado por el camino el miedo. Porque esos muertos que recoge Europa y esos vivos que Europa ahora no sabe dónde meter son los que salen corriendo de esas guerras que ya hemos admitido casi como parte de la normalidad: Siria, Sudán, Yemen... Esos países que a veces nos cuesta situar correctamente en los mapas, mientras que ellos, pese a que quizás no pudieron ir a la escuela porque habían sido arrasadas por las bombas, sí saben donde estamos: en la cómoda, rica y muy insolidaria Europa.
Anoche, viendo la foto del cadáver de un niño en una playa turca, recordé la imagen de Kim Phuc. Así se llama la pequeña que en 1972 fue fotografiada desnuda corriendo por una carretera de Vietnam y dolorida por los estragos del napalm en su piel. Como a los periodistas nos gusta contar batallitas, siempre hay alguien que dice que esa imagen ayudó a acelerar el fin de la guerra en el sureste asiático porque abrió los ojos de los estadounidenses. No sé si fue para tanto, pero quiero pensar que sí. Como también pienso que la noche antes de la publicación de esa foto en cientos de periódicos alguien se hizo las mismas preguntas que yo anoche ante el cadáver en la playa.
En todo caso, la decisión la tomé y ya no hay vuelta atrás. Si a alguien le amargué el desayuno, vayan por delante mis disculpas; si alguna conciencia se removió, bienvenido sea el peso del remordimiento. Porque, de verdad, lo que me preocupa es que esta Europa siga desayunando como si nada a sabiendas de que hay un niño, dos, tres... cientos y miles como el de la foto que también soñaban con despertarse y tomarse un vaso de leche y se quedaron por el camino.

Publicado en Noticias

Canariasahora.

A José Ignacio Wert no pareció importarle mucho que su nombre y el de su esposa, Monserrat Gomendio, aparecieran en una noticia de Canarias Ahora y de Eldiario.es junto al de José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo de España, localizado de vacaciones en la República Dominicana, disfrutando de las excelencias de un hotel propiedad del mismo grupo que posee el Volcán, en Lanzarote, declarado ilegal por la justicia española y el elegido estos últimos tres años por el líder del PP canario para pasar una parte de sus vacaciones estivales. No hubo reacción airada del ex ministro de Cultura, hoy disfrutando de una canonjía como representante de España en la OCDE, con sede en París, al menos de momento. Al que le sentó a cuerno quemado fue al otro veraneante, José Manuel Soria, que montó en cólera cuando se enteró de la publicación del texto y cuando notó que con él se reabrían viejos fantasmas de su paso por la política isleña, cuando se vanagloriaba de viajar en jets privados de empresarios que sobre él influían alegando que lo mismo hacía Zapatero, a la sazón presidente del Gobierno. Hemos publicado, como es nuestra obligación, la versión de José Manuel Soria, la segunda que formalmente nos ha llegado, versión que intentamos recabar de él o de sus servicios de prensa la tarde noche del domingo sin éxito. Ahí quedarán para la posteridad sus matizaciones concretas y, cómo no, la amenaza urbi et orbi de que se querellará contra todo aquel o todo aquella que continúe manteniendo que estuvo en el hotel Breathless Punta Cana Resort & Spa en calidad de invitado de su propietario, Enrique Martinón, durante siete días. Algunas de sus matizaciones requieren un análisis en profundidad que haremos a continuación. Por deferencia a nuestros lectores estamos obligados a explicarles por qué llegamos a esta historia y por qué la hemos contado así. Luego, por aplicar un método comprensible, analizaremos la reacción de Soria en sus tres fases, primero, el comunicado in voce de su adjunto al director de su gabinete; segundo, su comunicado formal a todos los medios, y tercero, la amenaza personalizada de querella. Vamos allá.

Invitados “por la propiedad”

Desde el pasado viernes, personas que se encontraban en la República Dominicana refirieron a periodistas de Eldiario la presencia en el lugar de José Manuel Soria y de José Ignacio Wert con sus respectivas esposas. No hablaban de haberlos visto a principios de mes, como recogía este lunes el comunicado del Grupo Martinón, propietario del hotel, sino a lo largo de esta pasada semana, entre el 3 y el 8 de agosto. Pusimos entonces en marcha un protocolo de averiguación que básicamente consistió en localizar el lugar donde pudiera encontrarse Soria. Fuentes del PP de Canarias aseguraron a este periódico que estaba en Madrid y que allí estaría hasta el domingo, fecha en que tenía previsto regresar al hotel Volcán, de Lanzarote, al que lleva acudiendo cada verano desde 2012. La información la proporcionó una fuente bastante fiable del PP canario que, evidentemente, o no conocía el lugar exacto donde estaba Soria o nos quería engañar para que no continuáramos investigando. Transcurridos unos días casi estamos por avalar la tesis de que había sido mal informado para proteger el viaje de su jefe al Caribe. El caso es que con esa información defectuosa abortamos la búsqueda de Soria en la República Dominicana, hasta que los testigos presenciales volvieron a insistir el sábado y, sobre todo, el domingo, con informaciones muy precisas de dónde se encontraban los ilustres visitantes en aquellos momentos. Así que retomamos la búsqueda por los hoteles donde previsiblemente podrían alojarse Wert y Soria. Por supuesto que elegimos como primera opción el Breathless Punta Cana por resultar el más lujoso del Grupo Martinón y el último inaugurado, por cierto con la presencia del mismísimo José Manuel Soria, que lució hasta una guayabera para la ocasión. A ese hotel llamamos y preguntamos tanto por él como por José Ignacio Wert, hasta que nos lograron confirmar que ambos habían estado hasta este pasado domingo allí alojados, uno con una reserva formal (Soria) y el otro con su reserva dentro de la de su ex colega de Consejo de Ministros. Por supuesto que preguntamos si se encontraban bajo la modalidad de invitados del señor Martinón, a lo que se nos respondió en dos ocasiones que sí. No podemos saber si pagaron una factura o dos; si lo hicieron en metálico (como Soria dice que acostumbra a hacer) o con tarjeta de crédito; si se les extendió una factura por dos días o por cinco, o si se les aplicó un precio de mediopensionista o ningún precio. Nada de eso hemos conjeturado porque ningún dato en ese sentido hemos podido confirmar. Sólo sabemos que una fuente creíble del hotel sostuvo en dos ocasiones que los Wert y los Soria estaban allí como invitados. En el argot, “invitados por la propiedad”.

Dos noches o seis, según se mire

Para los expertos en viajes reservamos las divagaciones acerca de lo razonable que puede parecer que un matrimonio –como sostiene Soria- se desplace ocho horas con cuarenta minutos (desde Madrid) hasta Punta Cana para pernoctar allí dos noches. O, en aplicación de otra teoría admisible, que el matrimonio esté una semana en la República Dominicana y cambie al menos una vez de hotel. Porque lo que tenemos confirmado por fuentes del Gobierno del país es que Soria estuvo una semana en la isla. Así lo recoge un comunicado oficial del Ministerio de Turismo publicado por la prensa local, como resaltábamos este lunes cuando ofrecimos nuestra primera entrega. Por ser lo más favorables a la posición del ministro, nos encontramos con un matrimonio que vuela al Caribe para pernoctar una noche en un hotel y otras cuatro en otro. Vale, un poco marciano, pero vale. También podemos abrazar la tesis de que la factura que habría pagado el presidente del PP canario se corresponda con la estancia de dos días en el Breathless Punta Cana, que no es precisamente barato, y que haya disfrutado en realidad de seis noches hasta completar los siete días que su colega dominicano dice que estuvo allí. De ese modo, tendría en su mano un comprobante de pago suficiente para acallar bocas y querellarse contra periodistas al modo que ya hizo con los recibos falsos que presentó ante el juzgado para defenderse de las noticias que lo colocaban como inquilino de gorra en el chalet del empresario Javier Esquivel (ver el entretenido caso Chalet). Lo que nos escama es la postura de Wert y del Grupo Martinón negando con rotundidad la presencia del ex ministro de Cultura en la isla y, más concretamente, en el hotel. Soria en un principio se limitó a transmitir telefónicamente desde su gabinete que “no coincidió con el señor Wert” durante su estancia en el lujoso establecimiento. Pero en su comunicado posterior se desentendió de la cuestión por completo, dejando que fuera la cadena hotelera y el propio Wert, en una breve alocución con la agencia EFE, quienes abordaran la cuestión. A Wert lo sitúan en la isla testigos presenciales que llaman a ElDiario, y en el hotel, la fuente consultada por este periódico telefónicamente. Si en un principio, tras deletrearle el apellido, esa fuente afirmaba que allí no le figuraba nadie llamado así, tras la petición de buscarlo dentro de la reserva de José Manuel Soria, Wert apareció. Y su nombre volvió a ser mencionado al ser informado el periodista de que tanto un matrimonio como el otro habían abandonado ya su hotel. Cosas que pasan.

Comunicado in voce con amenaza

A pesar de nuestros infructuosos intentos del domingo, no conseguimos conectar ni con Soria ni con nadie de su equipo para recibir su versión antes de publicad la noticia de sus vacaciones caribeñas. Como saben, la pieza se publicó en abierto a las siete de la mañana y no fue hasta casi las 13.00 cuando un portavoz ministerial, en este caso el adjunto al director del gabinete del ministro, Víctor Moreno, quien pidió una rectificación del periódico. Lo hizo verbalmente a pesar de nuestra insistencia en que enviara por correo sus exigencias de rectificación, con la garantía de que serían satisfechas. Moreno dijo que sólo estaba autorizado a leer las tres reclamaciones, y así lo hizo. 1) El ministro Soria no estuvo siete días en el hotel, pero no hubo precisión –a pesar de reclamarse- sobre el tiempo de su estancia; 2) Soria paga todos sus gastos, y en este caso lo hizo con tarjeta, y 3) durante su estancia allí no coincidió con José Ignacio Wert y su esposa. Las tres exigencias se completaron con una advertencia clara de que si no era publicada la rectificación se procedería por el cauce previsto en Derecho. Una hora después, el mismo portavoz anunció que habría comunicado oficial en los términos que ya conocen, con mención expresa al autor de la noticia, Carlos Sosa, y amenazas nada veladas de querellas sin fin. Las mismas amenazas se reprodujeron ya avanzada la tarde por parte de uno de los abogados de Soria cuando ya hacía horas que la versión de su cliente estaba publicada y difundida por las redes sociales. Una sacudida muy portentosa debió producirse en las capas altas de la atmósfera gubernamental para provocar una reacción tan airada como la de José Manuel Soria ante una noticia que no es otra cosa que una repetición de su comportamiento tradicional. Él sabrá por qué actúa así. Nosotros también sabemos cómo actuar.

Publicado en Noticias

Canariasahora.El físico Albert Einstein creador de la teoría de la relatividad y de la famosa ecuación física E=mc2, advirtió en 1939 al presiente de EEUU, de la fatales consecuencias de la investigación y lanzamiento de una bomba atómica. Ningún oído prestó a este sabio consejo el presiente Harry Truman en 1945, que prefirió acabar con la guerra frente el imperio bélico y contra el combativo ejército nipón, antes que pensar en las consecuencias para las miles de muertes inocentes que ocasionara la bomba.

Comenzó con esta funesta decisión del gobierno USA, la carrera nuclear mundial, la cual hizo cambiar la historia de la humanidad. El mítico Einstein, personaje de paz, se unió a varios científicos y a la ONU, para impedir el uso de estas armas atómicas en el futuro. Estado norteamericano que ha sido el único que ha explosionado dos de estas mortíferas armas nucleares en el mundo.

En un principio, los americanos tenían destinada la bomba atómica para combatir a Hitler y el nazismo en suelo europeo, con el objetivo de acabar con la potencia armamentística y la hegemonía del ejército germano, pero la pérdida de la guerra mundial en Europa por parte de Hitler, sobre todo, por no poder superar el crudo y gélido invierno ruso, que les anuló los tanques y demás armamentos, junto a las hambrunas e insoportables fríos en la tropa alemana. Sin resignarse Hitler de sus barbaries bélicas, claudicó con su suicidio.

Los Estados Unidos querían demostrar con esta nueva arma, su poder belicista ante el mundo, y también proponer a Japón, una rendición incondicional porque de lo contrario, sufrirían un duro castigo con una potente arma desconocida hasta entonces. Ante la persistencia nipona a no rendirse, el criminal gobierno americano lanzó la primera bomba sobre Hiroshima el 6 de agosto; y el día 9, del año 1945, sobre la ciudad de Nagasaki (ciudad a la cual no estaba prevista), pero la nubosidad de aquel día sobre la ciudad de Nagano, donde se iba a lanzar, impidió que fuera brutalmente aniquilada.

La explosión nuclear produjo 10.000 grados de temperatura, en un radio de 2 km. matando a 70.000 personas en Hiroshima. En Nagasaki asesinó a 50.000 personas. En total 214.000 personas murieron. Y sus secuelas inmediatas fueron incalculables.

La segunda guerra mundial se daba por finalizada con la sumisión del Emperador japonés y la rendición total de su ejército. Había terminado la cruel guerra entre EEUU y Japón. Las batallas que no pudo ganar el ejército americano en el frente guerrero, la ganó mediante un genocidio de lesa humanidad contra todo el pueblo civil, sin exclusiones.

Los científicos americanos Walter Oppenheimer y otros, sabían de las inmediatas reacciones que producía en las gentes la bomba atómica, pero desconocían los efectos pasado el tiempo, de la energía nuclear sobre la población y el medioambiente. Pensaban que el impacto de la radiación desaparecería en 20 años.

Aún hoy, se diagnosticas nuevas patologías relacionadas con la energía nuclear. Los efectos secundarios persisten 70 años después. Miles de supervivientes son atendidos cada año por enfermedades de efectos directos con las dos bombas atómicas que EEUU usó contra Japón.

Rusia no se quedó al margen de esta arma fratricida. Tuvo la fortuna de contar entre sus espías científicos dentro del mismo experimento americano de la bomba, en la investigación y su elaboración, por lo que conoció todos los formularios para su obtención. Había comenzado la carrera armamentística atómica entre las superpotencias: la americana y la rusa. Entre ambas potencias del genocidio de lesa humanidad, contaban con 60.000 armas nucleares, durante el recuento en el tratado de desnuclearización en el año 1987 —que nunca se concretó por la desconfianza entre las dos naciones—.

Con este abominable arsenal atómico podrán destruir toda la vida sobre la Tierra, no se sabe cuántas veces, de tener ese poder en sus manos unos dementes, cual Hitler, Stalin, Nixon y otros.

La demencia del ser humano no tiene límites en su enfermiza codicia por dominar para acaparar poder en tierras, aguas, minerales, armamentos y tecnologías que puedan hacer claudicar a sus enemigos y destruir todo el medioambiente en el que vivimos, por ese nefando propósito.

Según los datos oficiales, todavía existían japoneses afectados por las radiaciones, después de setenta años, en un número de 200.000. La vida había cambiado totalmente con los nocivos efectos, resultando nuevas patologías en los supervivientes. Los hijos de sobrevivientes engendrados después de la explosión atómica, que se gestaban en el vientre de sus madres no nacieron o nacieron con defectos físicos incurables. Otros muchos murieron antes de nacer. De los que nacieron vivos, muchos de ellos una presentaban enfermedades desconocidas para la ciencia médica. Y continúan las enfermedades.

De las muertes producidas en los supervivientes de la hecatombe en los hospitales de Hiroshima y Nagasaki en los últimos años, originadas por las altas radiaciones atómicas de las bombas, casi dos tercios fueron por tumores malignos: cáncer de pulmón, estómago y leucemia. A estos males les sigue con una mayor incidencia, con daños en la piel, problemas de riñón, infartos cerebrales, alteración del sistema inmunológico o ataques cardíacos.

Otra de las incógnitas es que la mayor incidencia de estas patologías no aparece hasta después del año 1980, cuarenta años después de las explosiones. Además del cáncer, los supervivientes sufren enfermedades cardíacas, infartos cerebrales o estrés postraumático.

Aparte del uso criminal de estas radiaciones contra los pueblos, la energía nuclear ha traído cambios muy positivos en la vida y la tecnología, pero sin embargo, es altamente una energía muy peligrosa y muy difícil de controlar. Uno de los sucesos recientes acaecido en la central nuclear de Chernóbil (Rusia) en el año 1986, dejó al pueblo en la desalación más angustiosa y en la esterilidad total. Antes que esta hubo una explosión en una central nuclear al sur de los Urales, en 1957, ocultada por el gobierno soviético. Y con un futuro incierto en seguridad para la zona de la catástrofe durante muchos años, sin existencia de vida en el lugar.

El reciente maremoto ocurrido en 2011 en Japón, que fulminó la central nuclear de Fukushima, ha producido la ruina en el lugar, con unas tierras negadas para la vida por su alta radiación. El industrializado Japón quiere renunciar —resistiéndose a ello—, a esta peligrosa energía para generar electricidad. Y así salvaguardarse de las posibles calamidades futuras y de los restos en los cementerios nucleares durante muchas décadas o cientos de años, para su enfriamiento.

Los Estados siguen empecinados con estas muy peligrosas energías nucleares, en contra de las energías limpias, renovables y eternas, que no producen mal alguno a las poblaciones ni al medio ambiente. Esta industria de las renovables está avanzando en cualitativas tecnologías, pero muchos gobiernos, entre ellos el de España, se niegan incomprensiblemente, a su desarrollo. Máxime en un país como el nuestro, que tiene todas las energías limpias que genera la Naturaleza: viento, sol y mar.

Publicado en Noticias