Viernes, 10 Enero 2014 10:28

Los partidos admiten que el sistema electoral es injusto pero no llegan a acuerdos

 

LA PROVINCIA

Los partidos mayoritarios de Canarias consideran que el actual sistema electoral es "injusto" y está "absolutamente desfasado", si bien siguen sin llegar a acuerdos para modificarlo. Coinciden en que la actual reparto de escaños en el Palamento regional no es proporcional a la población de cada isla y aunque creen que hay que establecer un sistema más equitativo, sus propuestas distan mucho del consenso necesario para cambiarlo. Si es posible o no hacer una ley electoral antes de la reforma del Estatuto de Autonomía, cuál ha de ser la disminución de los topes electorales para acceder al Parlamento o si debe haber una lista regional o más escaños en proporción a la población son cuestiones que siguen marcando las diferencias entre las formaciones, después de tres décadas de aprobado el Estatuto y, en su seno, el sistema electoral canario.

Según el actual modelo, se da la circunstancia de que el 83% de los votantes, censados en Gran Canaria y Tenerife, eligen a la mitad de los 60 diputados de la Cámara regional y el 17% restante a los otros 30 parlamentarios. Esto hace que, por ejemplo, un voto de un herreño valga 17 veces más que el de un grancanario.

Las cinco formaciones políticas que participaron ayer en el debate celebrado en el Club LA PROVINCIA sobre la reforma del sistema electoral admitieron que se ha de establecer un sistema más poblacional pero manteniendo la representación territorial. Un encaje de bolillos que cada formación defendió bajo el prisma de sus respectivas formaciones con acusadas diferencias. Fernando Ríos, en representación Coalición Canaria, Miguel Jorge (Partido Popular), Emilio Mayoral (PSC-PSOE), Román Rodríguez (Nueva Canarias) y Germán Santana (Izquierda Unida) se encargaron de exponer las posturas de sus partidos, en el debate organizado por Demócratas para el Cambio, un foro ciudadano que apuesta por la reforma del sistema electoral al considerar que es el menos proporcional del Estado.

Bajo el lema "Reforma Electoral Canaria ¡YA!" han organizado una serie de actos en enero, en los que se incardina este debate, así como un concierto el próximo día 25 en el Parque San Telmo de la capital grancanaria, que contará con la asistencia de Los Gofiones, Arístides Moreno o Piedra Pómez, entre otros. Ante un aforo al completo, los representantes de CC y el PSC-PSOE abogaron ayer por que los cambios en el sistema electoral se hagan en el seno de la reforma del Estatuto de Autonomía. No obstante, tanto el PP como Nueva Canaria e Izquierda Unida apuestan por que las modificaciones, como la rebaja de los topes electorales, puedan realizarse al margen de la Carta Magna isleña.

Aprobación del Estatuto

El diputado socialista, Emilio Mayoral, defendió en reiteradas ocasiones que no puede haber cambios en el actual sistema electoral si no se reforma previa mente el Estatuto de Autonomía. Se refirió a la comunicación sobre la modificación estatutaria que el Gobierno canario- sustentado por socialistas y nacionalistas- ha remitido al Parlamento, y que se empezará a debatir el 28 de enero.

El texto incluye la rebaja de las barreras electorales para acceder a la Cámara del 30% de los votos validos emitidos en las circunscripciones insulares al 15% y del 6% al 3% a nivel regional. Aparte de esta disminución en los topes electorales, la postura que defiende el PSOE para solventar los criterios poblacionales pasa por hacer una lista regional manteniendo las insulares. Esta propuesta ha plasmarse en una ley electoral canaria que, según el actual Estatuto, requeriría para su aprobación los dos tercios de la Cámara, si bien el PSOE propone que se rebaja a tres quintos.

Fernando Ríos afirmó, por su parte, que en Coalición Canaria "el debate no está cerrado". En cualquier caso, también apuesta por introducir los cambios electorales en la reforma del Estatuto de Autonomía que, a su juicio, podría entrar en el Congreso en verano y aprobarse antes de final de año. El problema es que el PP, con mayoría absoluta en las Cortes, no está dispuesto a modificar la Carta Magna canaria, le recordó Román Rodríguez, lo que haría inviable un nuevo sistema electoral antes de los comicios de mayo del 2015.

Román Rodríguez expuso que Nueva Canarias ha remitido al Parlamento una proposición de ley, que se debatirá en febrero, para rebajar los topes electorales de acceso a la Cámara. Defiende que desaparezca la barrera regional y reducir del 30% al 5% el número de votos válidos insulares para poder entrar en el Parlamento. Según Rodríguez, esto sería un primer paso sin esperar a la reforma del Estatuto de Autonomía, para dar mayor democracia al Parlamento y animar a otras fuerzas políticas a presentarse.

Fernando Ríos expuso que CC está dispuesta a rebajar los topes electorales o introducir una la lista regional, pero son cuestiones que aún se han de definir y, reiteró, siempre dentro de la reforma del Estatuto. Como profesor de Derecho Constitucional, a título personal planteó otra solución al actual sistema electoral, que eliminaría las barreras electorales y haría innecesario el sistema de triple paridad. Éste consiste en que ambas provincias tengan igual número de diputados (30 cada una), que también ambas islas capitalinas tengan el mismo número de parlamentarios (15 por isla) y que la suma de los diputados de las no capitalinas sea el mismo que el de las mayores (30).

En su opinión, para dar salida a las aspiraciones de cada isla se debería hacer un sistema bicameral, es decir, crear una nueva cámara con representación de los cabildos, con 21 diputados, "que no cobrarían" y tendrían derecho al veto en las leyes que emanaran del actual Parlamento, cuya composición podría ajustarse completamente al criterio poblacional.

Por su parte, el PP desvincula la reforma electoral de la del Estatuto de Autonomía. A juicio de Miguel Jorge no se puede definir en la Carta Magna un sistema electoral cerrado. En otras comunidades, recuerda, la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) "tiene un procedimiento automático de modificación de los escaños en función de si aumenta o no la población". Miguel Jorge fue tajante al señalar que el PP apoyará ante todo que se modifique el criterio de escaños por islas y se acerque al número de población.

Izquierda Unida apuesta por la rebaja al 3% de las barreras electorales. Esta formación cree que la representación de las islas menores debe reducirse a un máximo de 15 escaños, y se ha de aumentar a 70 el número de diputados.

Deja un comentario