Jueves, 12 Noviembre 2020 16:46

Arranca la plantación del Bosque Pocoyó en Gran Canaria

CANARIAS 7
La plantación del Bosque Pocoyó con sus primeros mil árboles arrancó hoy de la mano del presidente del Cabildo, Antonio Morales, y los padrinos de la iniciativa, Efecto Pasillo y el divulgador científico Javier Santaolalla.

Se trata de un proyecto de reforestación ubicado en el área recreativa de San José del Álamo que albergará un espacio natural inspirado en la serie de animación Pocoyó, que triunfa en todo el mundo y se produce en Gran Canaria. Su objetivo es crear un entorno de sensibilización medioambiental con enfoque formativo y lúdico dirigido a toda la sociedad pero, en especial a los más pequeños de la casa.

El Bosque Pocoyó es así un proyecto sin ánimo de lucro impulsado por las compañías Zinkia y KOYI, creadoras de la última temporada de la serie, a las que les surgió la idea tras los incendios del verano de 2019, de modo que han sufragado los costes necesarios para dar vida a los primeros 1.000 árboles, mientras que la plantación la ejecuta la Fundación foresta en colaboración con el Cabildo de Gran Canaria.

Efecto Pasillo y Javier Santaollalla apoyan la iniciativa en representación del mundo de la cultura y de la ciencia, unos padrinos de excepción que han tenido la oportunidad de plantar ellos mismos uno de los árboles del Bosque.

 

Por otro lado, los más pequeños también han aportado su granito de arena. Así, los pasados 5 y 6 de noviembre, un grupo de 100 alumnos del Colegio Juan Ramón Jiménez dieron el pistoletazo de salida a los trabajos de reforestación con actividades educativas en las que aprendieron la importancia que tienen los bosques en las Islas Canarias.

Presente en más de 150 canales de televisión y 40 plataformas de VOD, Pocoyó se ha convertido en una de las marcas infantiles más reconocidas a nivel internacional, atesorando 38 premios internacionales, entre ellos, el premio BAFTA, concedido por la Academia Británica. En la actualidad, es también uno de los contenidos infantiles de más éxito en Youtube, plataforma en la que cuenta con 25 millones de suscriptores.

Recuperación de los bosques termófilos

El área recreativa de San José del Álamo forma parte del Paisaje Protegido de Pino Santo, que se distingue por sus bosques termófilos. Este tipo de bosque ha sufrido históricamente una importante deforestación y solo se conserva un 2,6 por ciento de las más de 40.000 hectáreas de la isla de Gran Canaria que se estima que estuvieron cubiertas por este ecosistema y sus especies más características como son el acebuche, la palmera canaria, la sabina, el drago, o los almácigos y lentiscos.

La zona de actuación se encuentra a unos 400 metros de altitud y comprende una parcela de 1,5 hectáreas que repoblada en esta primera fase con acebuches y almácigos. Ambos pueden alcanzar alturas de hasta 12 metros y llegar a desarrollar importantes formaciones boscosas.

Víctor López, director de Zinkia, mostró su satisfacción porque «a pesar de que la pandemia ha retrasado la puesta en marcha del proyecto, finalmente se ha hecho realidad gracias al apoyo del Cabildo desde la Sociedad de Promoción Económica y de Foresta».

Por su parte, Luís Armengol, fundador de KOYI, destacó que el Bosque Pocoyó estrecha aún más los lazos de la compañía con la isla, yendo más allá de la mera actividad profesional de la productora, que ya genera empleo y talento en Gran Canaria, para abordar iniciativas como esta que ayudan a recuperar el bosque autóctono de la Isla.

Ambas productoras confían en alcanzar el reto que se han propuesto de llegar a los 15.000 árboles «porque, quizá, un bosque nuevo es la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos».

El bosque comienza con estos 1.000 ejemplares, pero a partir de ahora, cualquier persona u organización que quiera participar en el proyecto y apadrinar un árbol puede hacerlo a través de www.pocoyo.com/bosque, que expide un certificado que identifica el ejemplar que corresponde a cada colaboración y que garantiza la plantación, así como su cuidado mediante los tres primeros riegos para asegurar su viabilidad.

Deja un comentario