Viernes, 09 Octubre 2020 16:58

Nuevo vertido de la depuradora de La Aldea

CANARIAS 7
La depuradora de aguas residuales de La Aldea, situada en la desembocadura del barranco, protagonizó el pasado martes un nuevo reboso de aguas sin tratar que acabaron vertidas en el humedal de La Marciega, uno de los mayores de Canarias.

Este vertido de aguas fecales, cargadas de toallitas y otros desechos, fue denunciado en el Seprona por la Asociación Ambiental Oeste Sostenible, constituida por vecinos de La Aldea, que recuerda que no es el primero que lleva a cabo la depuradora cuando se producen lluvias y el caudal de entrada supera la capacidad de la planta.

Las aguas residuales vertidas al humedal en el que se han contado más de 60 especies de aves se mezclan en las charcas con las procedentes de las escorrentías y de las pleamares que inundan este tramo costero.

La depuradora de La Aldea, gestionada directamente por el Consejo Insular de Aguas (CIA) del Cabildo, se localiza junto a la desalinizadora para riego agrícola y abasto público y sus vertidos al humedal cercano han sido denunciados en repetidas ocasiones por el Consistorio y colectivos locales.

La Asociación Ambiental Oeste Sostenible lamenta este nuevo «atentado ecológico» contra un espacio natural protegido que está siendo objeto de restauración como atractivo para el turismo de naturaleza.

De hecho, el propio Cabildo está impulsando su revalorización dentro del proyecto europeo Ecotour por tratarse de una zona de interés natural en un municipio integrado por completo en la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, rodeado de espacios protegidos terrestres y marinos y con la segunda población de tarajales más extensa de las islas.

En La Marciega conviven hasta 68 especies diferentes de aves acuáticas, limícolas y forestales, además del escarabajo Pimelia granulicollis, decenas de especies de invertebrados y al menos dos especies de murciélagos, además de reptiles endémicos como el perenquén de Boetger y el lagarto de Gran Canaria.

Deja un comentario