Martes, 06 Octubre 2020 16:57

Los hoteleros ven negra la temporada de invierno

CANARIAS 7
Los hoteleros aplauden la vuelta de TUI a Canarias y esperan que sea la antesala de que Alemania levante su veto al archipiélago. Sin embargo, el sector turístico advierte que las cifras de visitantes extranjeros durante la temporada de invierno no serán suficientes hasta que otros mercados esenciales para las islas como Gran Bretaña y los países nórdicos levanten sus restricciones. Y no ocurrirá mientras el archipiélago no baje de los 25 contagios de covid por cada 100.000 habitantes, un ratio aún lejano.

Así lo estimó ayer el presidente de la patronal turística de Las Palmas, José María Mañaricúa, en una entrevista telefónica con Efe, en la que ha valorado que un operador tan importante para Canarias como TUI haya retomado este fin de semana sus vuelos a las islas, una operativa que, como otras tantas, se tuvo que cancelar por la propagación de la pandemia.

El hecho de que el operador alemán haya vuelto, con siete vuelos semanales a Gran Canaria, Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote con capacidad para 12.500 turistas, a operar con Canarias y la posibilidad de que esta misma semana el Gobierno alemán abra este mercado hacia las islas son «buenas noticias» para el sector turístico local que, no obstante recuerda, que el británico y el escandinavo también son muy importantes para este motor de la economía canario.

La República Checa levantó ayer las restricciones para sus ciudadanos para viajar a Baleares y a Canarias

Por eso, Mañaricúa valora que Canarias cumpla ya los estándares sanitarios mínimos que exige Alemania para viajar al archipiélago, si bien recuerda que las Islas están aún muy lejos de registrar los 20 o los 25 contagios por cada 100.000 habitantes en siete días que exigen, respectivamente, Reino Unido y Dinamarca, Noruega y Suecia para poder viajar a España.

Con todo, y a expensas de cómo evolucione la pandemia a nivel europeo, la FEHT prevé que el archipiélago tendrá una temporada de invierno con un número de turistas que distará mucho del que se registró durante la temporada alta de 2019 y una actividad alojativa en Navidad que dependerá en buena parte de «los números sanitarios que Canarias de en destino».

De esos dos factores, externo e interno, dependerá también que los pocos hoteles que están abiertos, tras los cierres que se sucedieron el pasado mes de septiembre por la falta de actividad, sigan operando en los próximos meses o se vean obligados, de igual forma, a echar el cierre, dijo Mañaricúa.

Por lo pronto, el Gobierno de la República Checa decidió ayer quitar a las Islas Baleares y Canarias de la zona roja, o de alto riesgo de contagio por el virus SARS-CoV-2, informó el Ministerio de Sanidad.

A partir de ahora, «al llegar de estos dos lugares ya no será necesario someterse a un test de coronavirus», señala en su web el Ministerio, que ha actualizado el mapa de riesgo epidemiológico a partir de los datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC) y de su propia «valoración epidemiológica de la situación».

España, con excepción de esos dos archipiélagos, es el único socio de la Unión Europea que «queda en la zona roja» de alto riesgo, lo que obliga a los checos que regresan de allí a presentar un test negativo de la covid-19 o permanecer en cuarentena si estuvieron en España más de doce horas durante los últimos catorce días.

Medidas de este tipo también siguen exigiendo a los turistas que visiten Canarias los gobierno de países nórdicos y el del Reino Unido. Esta situación ha obligado a compañías aéreas y touroperadores a cancelar sus vuelos con el archipiélago desde hace ya más de mes y medio, cuando comenzó en España la segunda ola de contagios de coronavirus. Pese al intento del Ejecutivo regional y del nacional de establecer corredores seguros entre estos países y las islas con la realización de test en origen y destino, la exigencia de confinamiento a los ciudadanos que visiten Canarias se mantienen.

Deja un comentario