Martes, 21 Julio 2020 16:43

Rodríguez ve margen «para no recortar ni un euro»

CANARIAS 7
El vicepresidente y consejero de Hacienda de Canarias, Román Rodríguez (NC), defendió ayer que si se autoriza no solo a la comunidad autónoma sino también a los cabildos y ayuntamientos a «usar sus ahorros», hay margen para asegurar «este año con garantía y con firmeza que no se recortará ni un solo euro de gasto público».

Al hacer balance en nombre de Nueva Canarias (NC) del primer año de legislatura, Román Rodríguez argumentó que «los 4.000 millones de euros de ahorro solventan de forma casi total la pérdidas de ingresos de las administraciones» en 2020, por lo que «Canarias no se necesitaría endeudar sino obtener autorización para el uso de este dinero», que es «de justicia» que «revierta en la sociedad».

Estos millones de ahorro, explicó, «se distribuyen en 3.200 en ayuntamientos y cabildos, 389 de la comunidad autónoma y los 500 de carreteras (la parte de la sentencia del Supremo que se computó al superávit)», que si se pudieran «gestionar con la autorización pertinente y temporalizarlos», pueden contribuir de forma «casi total» a reaccionar a «los primeros problemas de las administraciones falta de ingresos y recursos para responder».

Es una cantidad «muy significativa», que permitiría una «previsión de ingresos que mejora las expectativas en relación a los cálculos realizados en abril» y con los que se podría cerrar 2020 «por debajo de los 1.000 millones de euros» de endeudamiento.

Además, señaló, la previsión es «captar recursos de la Unión Europea (UE) como región ultraperiférica», que es algo que «protege a Canarias» y que se suma a «una condición favorable con niveles de deuda nulos en los ayuntamientos; en los cabildos es insignificante; y en el Gobierno de Canarias se sitúa entre los más bajos».

Como ha valorado, «si se aprovecha el ahorro, y se autoriza el endeudamiento se puede solventar el tema», incluso «en la peor de las hipótesis» en la que «Canarias necesitaría como mucho un 1,5 o 2 puntos de deuda pública», algo que «es perfectamente asumible».

Este primer año de los gobiernos en lo que ha participado Nueva Canarias se ha basado en «la defensa de un modelo de desarrollo sostenible, el cumplimiento de la agenda canaria, y la defensa de la mayoría social y de los servicios sociales, pensiones, el ingreso mínimo vital, la renta canaria de ciudadanía, educación y sanidad, especialmente para los más vulnerables», entre otras prioridades.

NC, explicó Rodríguez, «tenía claro el cambio político y el colocar las políticas progresistas en el Estado y en Canarias», con la «ventaja de este tipo de políticas en crisis graves», y con el foco en defender «los intereses de Canarias en Madrid y Bruselas».

El diputado en el Congreso Pedro Quevedo destacó que este apoyo de las islas en las Cortes Generales «era necesario».

Su papel, aseguró, ha sido el de «reconocer y poner en valor las diferencias de las islas y sus singularidades» porque España «se suele olvidar de Canarias y hay que estar día a día para recordarlo». Esta pandemia «lo ha alterado casi todo» y se están tomando «decisiones opuestas a las de 2008 para defender a las personas».

En Canarias «tenemos dos pandemias, la sanitaria y en la que entramos ahora, en la que a las islas le va a ir peor que a los demás». En el archipiélago «el turismo supone el 35 % del PIB y 40 % del empleo», que es algo que «no pasa en ningún otro lugar en España», ha alegado

Estando en cero turístico, el daño «será tremendo, con el paro como fractura social», por lo que hay que «endurecer el discurso y levantar la voz» en Madrid.

«Somos distintos y esa diferencia hay que reconocerla», con avances importantes como «la prórroga de los ERTE, que es determinante para que en Canarias no haya desgracia», razonó el diputado nacionalista. La batalla por el superávit «se ha hecho desde el minuto 1 y de forma tozuda», añadió.

La diputada regional y vicealcaldesa de Telde, Carmen Hernández, destacó la importancia de «los municipios para gestionar y como entidades clave en influir y mejorar calidad de vida de los vecinos» en «un año excepcional», en los que los ayuntamientos «están en primera línea».

1.000 millones de endeudamiento es la cantidad con la que podría cerrar el archipiélago este ejercicio de 2020 si el Estado permite a la comunidad autónoma y las administraciones locales utilizar sus ahorros. Además, tal como señaló ayer el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, la previsión del Ejecutivo regional es «captar recursos de la Unión Europea (UE) como región ultraperiférica», que es algo que «protege a Canarias». A este respecto, el también presidente de Nueva Canarias consideró que un «nuevo error» en la orientación de las políticas económicas en Europa puede «ser fatal» para el futuro de la Unión Europea (UE).

3.200 millones es el montante que tienen ayuntamientos y cabildos en los bancos, además de los 389 de la comunidad autónoma, cifras que podrían contribuir de forma casi total a paliar la falta de ingresos. El Gobierno de Canarias confía además en contar con los 500 millones de euros del convenio de carreteras, ganados por una sentencia del Tribunal Supremo que se computó al superávit. El Ejecutivo ha señalado que negociará con el Estado para que estos recursos puedan ser utilizados.

Deja un comentario