Jueves, 20 Febrero 2020 16:41

La cabalgata volverá a tener vigilancia privada y policías

Canarias7.

El dispositivo de seguridad cuenta con medio centenar de vigilantes que se sumarán a unos 150 agentes de la Policía Local. También habrá participación de la Policía Canaria y del Cuerpo Nacional de Policía.

Por segundo año consecutivo, la cabalgata de carnaval -que este año se celebrará el sábado 29 de febrero- contará con vigilancia privada. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha organizado un dispositivo de seguridad en el que se incluyen vigilantes particulares debido a los problemas que existe para cubrir el acto solo con policías locales, muchos de los que se niegan a realizar más horas extra porque no se les abona el trabajo fuera de horario realizado desde abril del año pasado.

El Consistorio ha montado un operativo en el que en principio hay unos sesenta agentes -aunque de ellos nueve son mandos y nueve son sus chóferes-, que serán auxiliados por una quincena de agentes de movilidad, los sesenta miembros del Grupo Operativo de Intervención y Apoyo (GOIA)-Unidad Especial y otros sesenta agentes de libre disposición, aunque este número está aún por determinar porque hay policías que se están dando de baja y están renunciando a participar.

Con ello, se quiere garantizar un despliegue que rondará los 150 agentes, si bien hay que tener en cuenta que el grupo de los sesenta que se incorpora por la libre disposición, terminará su jornada laboral en torno a las 21.30 horas, ya que el acuerdo negociado con los sindicatos fija la jornada laboral de los policías en esta situación en 7,5 horas.

Como esa hora es complicada en el desarrollo de la cabalgata, puesto que hay mucho flujo de mascaritas que abandona el recorrido y empieza a volver al parque de Santa Catalina, la marcha de los policías locales voluntarios se cubrirá con una veintena de agentes de la Brigada Móvil (Brimo) del Cuerpo General de la Policía Canaria.

Y la estructura se remata con los miembros de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y de la Unidad de Intervención Policía (UIP) del Cuerpo Nacional de Policía, si bien se desconoce el número exacto de policías nacionales que serán destinados a este acto.

Así las cosas, los vigilantes de seguridad se concentrarán básicamente en la salida (castillo de La Luz) y el final del recorrido de la cabalgata (parque de San Telmo) con el cometido de dar fluidez al paso de las carrozas, así como de vigilar que los asistentes respeten las vallas. También habrá un refuerzo de vigilantes en la zona del parque de Santa Catalina, donde se suele producir una ralentización de la cabalgata del carnaval.

Desde la Sociedad de Promoción de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria se aseguró a este periódico que se ha pedido permiso a la Delegación del Gobierno en Canarias «para dar fluidez» al acto porque los vigilantes privados no tienen competencias de seguridad ni pueden sustituir a los agentes de la Policía Local.

«Son un refuerzo, si pasara algo tendría que actuar la Policía», prosiguen las mismas fuentes de la organización del carnaval.

La participación de los agentes privados se financia con cargo al contrato de seguridad firmado con Power 7 Seguridad Hispania Canarias, que ascendió a unos 180.000 euros.

El año pasado, el recurso a la seguridad privada en las calles de la capital grancanaria motivó un informe negativo por parte del anterior jefe de la Policía Local, Carlos Saavedra Brichis, quien advirtió de la falta de agentes para garantizar la seguridad. Este documento fue utilizado como uno de los puntos del análisis en que se basó el grupo de gobierno para justificar el cese del anterior jefe de la Policía Local.

Deja un comentario