Lunes, 17 Septiembre 2018 19:15

El Parador de Tejeda abre tras el fuego

Canarias 7.

Un año después de que las llamas devorasen parte del establecimiento, ya está operativo. Una vez concluidas las obras de rehabilitación de las zonas afectadas por el incendio, ayer recibió a sus primeros clientes. Para la temporada alta de otoño invierno el alojamiento estará al 90% de su ocupación.

El Parador de Cruz de Tejeda reabrió ayer al público, justo un año después de que se viese seriamente afectado por el incendio que asoló la cumbre grancanaria. Los primeros clientes comenzaron a llegar ayer a horas del mediodía, recibidos por un personal que volvía a sus puestos de trabajo con ilusión y nervios. En septiembre de 2017 las llamas llegaron al parador dañando la cubierta, la zona del spa y sus habitaciones –10 de ellas con daños considerables, y las otras cinco, con daños menores–. En aquel momento la rápida acción de los servicios de emergencia, con la brigada de bomberos al frente, evitó una tragedia mayor en la cumbre y evitó que el parador fuera arrasado por el fuego, como se temió en los primeros instantes.

En la mañana de ayer operarios de obra y limpiadoras se afanaban por dejar todo a punto. Las brochas de pintura y los taladros funcionaban a destajo, pero según el director del Parador Cruz de Tejeda, Gonzalo Alejo, todo estaría en condiciones cuando entrasen los primeros huéspedes de esta nueva etapa para el emblemático establecimiento hotelero. «Todavía estamos ultimando detalles, pero reabrimos y tenemos hoy un 20% de ocupación, unas ocho habitaciones», y con la vista puesta en la temporada alta de otoño invierno. «Nosotros ahora mismo, el jueves estamos casi completos, y este mes tenemos dos bodas y un congreso». La previsión de «la ocupación de otoño invierno es que sea alta», estando «casi todos los sábados al 90%».

Aunque el fuego solo alcanzó parte del parador, se ha aprovechado la ocasión para mejorar buena parte de sus instalaciones. La actuación principal de las obras de rehabilitación se ha centrado en las 10 habitaciones de la planta baja, que fueron las más afectadas por el fuego, con una reforma integral: nueva redistribución de instalaciones, revestimientos, aparatos sanitarios, iluminación, carpintería interior y exterior. En cuanto a la decoración, se ha guardado la misma estética que tenía el parador antes del incendio.

Reforma. «Se han reformado las 10 habitaciones que se quemaron totalmente, las tres que se quemaron parcialmente, el spa, que también se quemó, la maquinaria y exteriores. Y hemos remodelado y pintado el resto». Los últimos remate de la obras se darán por finalizados a lo largo de la semana, esperándose que el fin de semana el Parador de Tejeda luzca con todo su esplendor para recibir a los visitantes locales que se prevé que puedan subir a la Cumbre.

El director del parador apunta que «nuestro principal cliente es el grancanario; en torno a un 30% de las habitaciones son ocupadas al año por grancanarios», seguidos de nórdicos (15%) y alemanes (15%). Pero a los clientes alojados se suman los que acuden al establecimiento a tomarse un café, almorzar o, simplemente, apreciar las maravillosa vista de que ofrece de montañas icónicas como el Bentayga y el Roque Nublo. «Nosotros encantados de que la gente venga a disfrutar de las vistas, a tomarse algo, a disfrutar del parador».

Después de un año cerrados, el personal afronta con mucha ilusión la reapertura, según Gonzalo Alejo. «Hay mucha emoción, muchas ganas después de un año complicado, tras ver como quedó el parador». La plantilla, unas treintena de trabajadores, se mantiene casi al completo, aseguró el director.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.